28 abr. 2012

La Fortuna de los Rougon de Émile Zola

Hace un tiempo llevaba ya cinco libros leídos de Émile Zola – escritor francés del siglo XIX, su novela más conocida es Germinal–, y los últimos me habían decepcionado un poco así que decidí preguntarle a una amiga, quién me aconsejó La fortuna de los Rougon.

Resumen: Esta novela trata de los Rougon, una familia de pasado campesino, que vive en la ciudad de Plassans a mediados del siglo XIX. El autor sigue a todos sus miembros – desde Pierre, el jefe de familia ambicioso y arribista, hasta Silvère, un joven enamorado de 17 años con grandes ideales de justicia y libertad – desde principios de siglo, y se centra en especial durante el período del final de la 2ª República hasta el golpe de Estado de Luís-Napoleón en 1851.

Opinión: La fortuna de los Rougon es la primera entrega de la saga de los Rougon-Macquart, que consta de 18 novelas. Supongo que la mayoría os asustaréis al leer esto, pero hay que tener en cuenta que son libros que se pueden leer separadamente y en desorden sin ningún problema. Las novelas en sí están "cerradas", no hay ninguna continuación, pero sí es cierto que crean un universo. Y de esto es de lo que te das cuenta al leer el primer "tomo". 
En efecto, aquí se descubren – para mí es descubrir, ya que he leído libros posteriores – los orígenes de la familia. De por sí ya es algo "divertido", porque ves a algunos de los personajes que has encontrado más tarde y ves de dónde vienen, en qué ambiente se han criado, etc. Pero además, también es muy importante teniendo en cuenta de que Zola es un naturalista, y que por tanto, para él la herencia genética (aunque en su época dudo que conocieran ese término) es sumamente importante, en lo que se refiere a aspecto, carácter y moralidad, ya que determina la vida del personaje. Así pues, conocemos las tendencias nerviosas y a la locura de Adélaïde, que se repetirán en muchos de sus personajes.
Pero esto es algo que se ve si se leen más novelas, si nos centramos en ésta en particular, trata pues justamente de la fortuna de los Rougon o, más específicamente, de cómo la adquieren. 
Pierre Rougon es uno de los personajes principales. Junto a su mujer, Félicité, está obsesionado por ser rico y tener influencias, ser alguien importante. Primero lo intentarán a través de sus negocios, al ver que esto falla, se moverán sin escrúpulos a través del convulso escenario político hasta conseguir sus fines.
Árbol genealógico de los Rougon-Macquart
El otro personaje principal es Silvère, que es completamente opuesto al que sería su tío-abuelo. Se trata de un chico humilde, que desde que quedó huérfano ha vivido con su bisabuela, que se ha educado irregularmente a través de la lectura. Con la llegada de la República siente que al fin los de su clase podrán ser felices, conseguir la libertad e igualdad sobre las que tanto había leído, pero al realizarse el golpe de Estado estas esperanzas se desvanecen y decide tomar parte en la rebelión. A esto se le añade su amor por Miette, una chica de trece años, que a veces se confunde con su fervor republicano. 
Además de estos hay bastantes más personajes de la familia cuya personalidad está muy bien caracterizada y que, entre todos, dan una imagen muy fidedigna de cómo debía ser la escena social en una ciudad francesa en aquella época. 
La estructura de la novela a veces puede resultar algo confusa. Sin previo aviso se cambio de punto de vista – el narrador es siempre omnisciente, pero se va centrando alternamente en un personaje tras otro – y de tiempo, volviendo hacia atrás o proyectándose en el futuro. Pero al cabo de un par de líneas uno ya consigue situarse.
Algo que también me gustó mucho, y que quizás en el último libro que leí (El dinero) lo eché en falta, fue las escenas extremadamente líricas que nos brinda Zola. Es cierto que a veces su prosa minuciosamente descriptiva puede resultar un tanto pesada – aunque en esta novela es en dósis más moderada que en otras –, pero compensa el hecho de que ayuda a crear un ambiente rico en la imaginación para proyectar imagenes muy bellas, que a mí se me quedarán grabadas.

Finalmente, creo que esta es una buena novela, muy entretenida, tanto si ya se ha leído algo de Zola como si no. En cualquier caso uno disfruta de la historia, de sus personajes, y aún más si se está interesado en literatura francesa de la época. 

4 comentarios:

  1. Lo he oido, y me interesa mucho leer este autor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta! Si quieres conocerlo, yo empezaría por "El Paraíso de las Damas" que es uno de sus libros más amenos, aunque las descripciones son abundantes.

      Eliminar
  2. Intento ponerme al día con los clásicos e ir leyendo uno de vez en cuando. Me quedo con la recomendación que le has hecho a Liz para probar con Zola, aunque las descripciones muy minuciosas me dan un poco de miedo.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las descripciones forman parte de Zola. En "El paraíso de las damas" aún se hacen soportables, pero no hay que tener reparos a la hora de leer en diagonal de vez en cuando. Pero la historia es muy entretenida y muy bonita :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...