5 may. 2012

El Apartamento


El otro día daban por la tele El Apartamento (1960) dirigida por Billy Wilder(Uno, Dos, Tres ; El Crepúsculo de los dioses) y, sabiendo que se trataba de un "clásico", ¡no pude resistir la tentación! 

Sinopsis: C.C. Baxter (Jack Lemmon, Con faldas y a lo loco) es un popular empleado de una empresa de seguros. La razón de esto yace en que poseo un pisito al lado de Central Park, que presta a sus jefes para que lleven allí sus ligues. A pesar de los graves inconvenientes que eso acarrea, Baxter es incapaz de negarse a prestar su apartamento ya que esto le asegura un rápido ascenso en la empresa. Pero deberá plantearse sus prioridades al intentar salir con Fran Kubelik (Shirley MacLaine, Irma la dulce), la ascensorista de la empresa.

Opinión: El Apartamento es una comedia romántica con una crítica social de fondo, muy bien dirigida y con excelentes actores.
La trama es muy entretenida – aunque puede resultar algo lenta para los que no estén acostumbrados a las películas "antiguas" – con escenas tremendamente divertidas. Y sin embargo, los personajes no son como los de las comedias de ahora, estereotipos de los que se extraen chistes fáciles, si no que tienen su propia entidad y carácter, y es en las situaciones en las que se encuentran que resultan hilarantes. Además, muchos temas que trata la película tampoco son muy propios del género. Tenemos el adulterio, el chantaje y hasta el suicidio. No obstante, la película mantiene un tono fresco tratando lo que pasa con una cierta pincelada cómica pero sin caer en lo ridículo. 
Pasemos a los personajes principales. Baxter es, al principio de la película, uno de las decenas de miles de empleados, trabajando en una diminuta mesa de una sección, de la división, de uno de los departamentos de la Consolidated Life de Nueva York. Ha conseguido instalarse en un pequeño pero acogedor apartamento cerca del Central Park y se gana la vida modestamente. Baxter no tiene familia y pocos amigos – si se les puede llamar amigos a quiénes les deja su piso – así que su única meta en la vida, lo que cree que garantizará su felicidad, es ascender puestos en su empresa. Así pues Baxter se humilla ante sus jefes, les permite hacer lo que quieran con su piso, hasta pasar la noche en la calle. Su alegría es ver cómo su mesa va subiendo de piso en piso, y su orgullo el comprarse un sombrero nuevo modelo "ejecutivo". En fin, Baxter encarna lo que debía (y debe aún) ser la vida de muchos americanos, que viven para trabajar.
Luego tenemos a Fran. Una chica que se mudó a la gran ciudad con su hermana para ser secretaria, pero que sólo pudo obtener el puesto de ascensorista. Fran también quiere encontrar la felicidad, pero está atrapada, estancada, saliendo con un hombre casado y no queriendo reconocer que esa relación no llevará a nada bueno. Pero, negándose a ver lo obvio, insiste en ello. De hecho, tanto Fran como Baxter están atrapados: ella en su relación y él en su carrera por ascender, y parece que les sea imposible salir de ahí.

En conclusión, es una película que me ha gustado mucho, aunque no sea de mis preferidas de Billy Wilder, con la que se puede pasar un buen rato. Aunque sea en blanco y negro, es una película que se disfruta mucho gracias a su magnífica dirección, actores, fotografía y música. 
Oh, ¿he mencionado que esta película ganó 5 Oscar (incluyendo Mejor Director, Mejor Guión y Mejor Película)?

2 comentarios:

  1. Lemmon, a parte de hacer una gran interpretación, le da el carisma necesario a su personaje -según, claro, la idea de Wilder- para crear los personajes más redondos y profundos de cualquier comedia jamás rodada. Es una de las diez mejores películas de la historia del cine.

    Un saludo.
    Marc V.

    ResponderEliminar
  2. Le tengo ganas a todas estas películas clásicas!
    besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...