21 may. 2012

La mujer de blanco de Wilikie Collins


Siguiendo el reto de un grupo de Goodreads, este mes me propuse acabar con dos libros que hace mucho tiempo que acumulan polvo en mi estantería. El primero es The Woman in White, que ya no me acuerdo de cuando llegó a mis manos, pero que sin duda debió ser por el año 2007 o incluso antes. Por aquél entonces intenté leerlo, pero mi nivel de inglés no daba para tanto, así que lo dejé... hasta hoy.

Resumen: Walter Hartright es un profesor de dibujo al que justo acaban de contratar para enseñar a las señoritas Halicombe y Fairlie de Limmeridge. Un día antes decide volver a Londres caminando y allí conocerá a una misteriosa mujer vestida enteramente de blanco.

Opinión: Hay poca cosa que decir de esta novela, ya que es bastante insustancial. Se trata de una simple historia de misterio ambientada en la época victoriana por un contemporáneo, Wilkie Collins (que fue muy amigo de Charles Dickens). La historia está narrada desde el punto de vista de varios de los personajes que participan en ella, todos con una forma similar a la de un testimonio, como si se tratase de una investigación y se buscase establecer los hechos a través de los presentes. Además, en la narración se nota bastante que la novela se publicó en forma de serial: es decir que se publicaba la historia por fragmentos (una vez por semana o así) en una revista literaria. Por eso, a veces tenía la impresión de que, al acabar un capítulo, salía la típica música de tensión de los culebrones y una voz en off decía "continuará".

La novela en sí me pareció un poco larga. Hay una larga primera parte en la que se exponen los hechos y se asientan las bases para la futura investigación, poniendo en la mente del lector varios enigmas que quedan por resolver. A partir de allí la historia se desenvuelve, con bastante lentitud debo decir, y las piezas puestas en juego van girando, hasta llegar a la tercera parte en que, poco a poco, van encajando.

La técnica o la forma con la que se va resolviendo cada misterio y desvelando cada secreto para al final tener una idea muy clara de lo que ha pasado y por qué es una de las mejores cosas del libro. Hay bastantes personajes en juego, y también amoríos del pasado, crímenes, sociedades secretas, documentos robados, y todo esto va desarrollándose y descubriéndose y tiene su gracia ver como todo estaba bien planeado y queda bien atado. Pero esto también tiene sus inconvenientes. A mí particularmente no me gusta cuando todo encaja tan a la perfección. No me refiero al "misterio" que se quiere resolver, si no ya todo lo referente a todos los demás personajes, su pasado... En cierta forma me parece poco realista, básicamente porque subraya que sólo son personajes creados por un escritor que están a su servicio y que él moldea según le conviene, un poco como lo que pensé al leer ¿Quién quiere se millonario?
Los personajes son planos, y la mayoría me parecieron bastante endebles, aunque bien caracterizados. Hay sólo un par que se podrían decir complejos, y algún otro que es un tanto ridículo. En particular, el protagonista y Laura Fairlie, su "interés amoroso", me ponían particularmente nerviosa con sus amoríos y declaraciones fervientes. Pero esto no es más que una opinión muy personal del libro, como he dicho no hay mucho por comentar.

En conclusión, se supone que éste es un clásico de la literatura, y, aunque sea entretenido, no llega a mucho más. Creo que es la primera vez que no voy a recomendar en especial una obra, ya que, aunque pueda enganchar en momentos precisos, se me hizo eterna y me moría por acabarla, y además el estilo ni los personajes son dignos de mención. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...