27 ago. 2012

La pesca del salmón en Yemen


En verano me prometí ver una serie de películas de las cuáles la mayoría eran dramas, por lo que pensé alegrarme un poco las vacaciones viendo una comedia romántica. 

Resumen: Harriet Chetwode-Talbot (Emily Blunt, La joven Victoria, Destino oculto) trabaja para una empresa que representa los intereses económicos en el Reino Unido del jeque yemení Muhammed (Amr Waked, Syriana). El jeque es un gran aficionado de la pesca del salmón y desea crear un hábitat propicio para los salmones en el Yemen. Para ello necesita la ayuda del doctor Alfred Jones (Ewan McGregor, Big Fish, El Escritor), un excéntrico experto que trabaja para el departamento de Agricultura y Pesca.

Opinión: Se trata de una película romanticona, medio comedia, y demasiado dulzona para mi gusto. Podría ser una comedia potencial pero los errores e inconsistencias del guión lo impiden. 
Creo adivinar que la intención de ésta película era mostrar el enamoramiento entre dos personalidades muy diferentes: la emotiva y arriesgada Harriet junto al conservador y soso Alfred. Pero ninguno de los dos personajes tiene la mínima complejidad. Yo no pido que se haga un gran estudio de personalidad, ni que dramaticen sobre ello, yo sólo pido un poco de investigación, de introspección sobre los personajes. Pero no, en cambio, parecen ser todo frases y poca materia. Harriet parece una llorona que no puede superar una relación que duró tres semanas (¡tres semanas! ¡tres! ¡veintiún días!) y Alfred... bueno, se supone que es un rarito y un asocial pero a parte de ser un insensible con su mujer parece un ser humano más o menos normal. Y sí, hacen bromas con que sea un friki de los peces, pero, en fin, todos tenemos nuestro punto obsesivo con algo. Por lo tanto no hay choque de personalidades, sólo un par de expresiones faciales raras y a partir de allí todo son risitas y cumplidos. Incluso cuando intentan poner un punto ínfimo de drama la escena no se sostiene por ningún lado y se hace completamente ridícula. 
De los personajes, el único por el que vale la pena ver la película – lo siento Ewan McGregor, pero no te luces especialmente en este filme – es Kirstin Scott Thomas (El Paciente Inglés, Gosford Park) interpretando a la jefe de prensa del Primer Ministro. Aunque no sea un personaje completamente original – muy inspirado en el personaje de Malcom Tucker de In The Loop y la serie The Thick of It, interpretado por Peter Capaldi –, hay que reconocerle que sus formas directas y sin escrúpulos con todos los que le rodean son divertidísimas. 
Y para hablar del jeque Muhammed tengo que referirme a la trama de la película, hacer posible la pesca del salmón en Yemen, que es un completo desastre. Dejando a parte la premisa porque, admitámoslo, la mayoría de las comedias románticas parten de situaciones poco probables, su desarrollo es un seguido de eventos poco conectados entre sí y... un desastre. También dejaremos de lado el hecho de que no traten lo que está ocurriendo en Yemen en la actualidad ya que no se puede esperar que una comedia haga, ni por un instante, reflexionar a los espectadores. Pero, claro, para que la película no sea un soporífero aburrimiento es necesario algún elemento perturbador, los malos. En éste caso parecen ser unos señores que viven por el área y se pasean con kalashnikovs, que se quejan de que llevar el salmón al Yemen sería introducir la cultura y/o dominio occidental. La conclusión lógica es que quieran sabotearlo. Ahora, quiénes son, si son un grupo o están organizados, cómo actúan y demás preguntas que una película con un guión mínimamente satisfactorio debería contestar se deja a la imaginación del espectador. Tan sólo se limitan a aparecer en dos ocasiones para alargar la película y añadirle un poco de emoción – aunque sea un intento fallido por su parte. 
Creo que poco más se puede decir sobre la película. La banda sonora era pasable, e incluso con esto había problemas. El volumen de la música variaba muy deprisa, pasando a niveles bastante molestos para cualquiera. Luego, la fotografía no está mal, se ve claramente el sello de la oficina de turismo escocesa y yemení, pero – teniendo en cuenta los maravillosos paisajes que hay en ambas zonas – podría ser mucho mejor.

En conclusión, existen comedias románticas buenas, entretenidas, incluso hay comedias ligeras que son geniales y muy divertidas. Pero esta, sin duda, no lo es. Para mí ha sido una gran decepción ya que los dos actores principales – Ewan McGregor y Emily Blunt – me gustan bastante. Pero esta película es un completo fiasco. Es aburrida, con personajes nada interesantes y una trama absurda y mal llevada. En fin, si queréis ver una comedia romántica que vale la pena yo aconsejo The Decoy Bride. Por algún motivo que desconozco, (bueno, sí, que los actores no son tan conocidos) no se ha estrenado en España, pero es infinitamente mejor que La pesca del salmón en Yemen.

6 comentarios:

  1. Bueno, Teresa, para mí la atracción principal serían los actores aunque nos dices que McGregor no brilla, me gusta también Kristin Scott Thomas pero no sé si la película es mucho mi estilo. Por otra parte, he visto que estás leyendo Les biens de ce monde, este título no lo he visto en una lista de posibles Nemirovskys que quiero leer así que esperaré a ver qué nos cuentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kirstin Scott Thomas está genial en su papel. Pero como he dicho en la reseña, es una versión light del 'Malcom Tucker' de 'In The Loop', una comedia agria británica que te recomiendo mucho.
      De momento el libro de Némirovsky no me está entusiasmando. Está bien pero no es de lo mejor que he leído suyo (tengo varias reseñas en mi blog de otras de sus novelas si te interesa).

      Eliminar
    2. Me apunto 'In the loop', no la he visto y me viene bien ahora así que a saquear el kat.ph.
      Me paso por tus reseñas a ver por cuál empiezo y leo tu opinión.

      Eliminar
  2. No se si me gustaría esta película... El título no me gusta nada!! ^^

    Besitos <3

    ResponderEliminar
  3. ¿QUé puedo decirte? A mi tampoco me gustó.
    Fuí a verla con ilusión, que conste, y salí con la sensación de haber estado viendo un artificio.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...